Ayer por la tarde Instagram me bloqueó la cuenta a modo de broma de Halloween.

Mi confusión fue máxima dado que no había publicado nada que pudiera incumplir las normas. Después de un rato intentando recuperarla, me enteré de que era un fallo global. Instagram estaba haciendo actualizaciones y había bloqueado cuentas sin aparente criterio.

 

Justamente ayer por la mañana me llegó la primera clienta que me había encontrado por Instagram. Qué ironías de la vida… Por unos minutos di la cuenta por perdida, con mis 11 publicaciones y 300 seguidores y me planteé seriamente no volver si no me devolvían la cuenta. Me parece una lucha absurda y agotadora.

 

En ese momento me acordé de todas esas personas que tienen negocios en los que su pilar de visibilidad principal es esta red. O cualquier red social en general: Facebook, TikTok…

Es tremenda la fragilidad que tiene la propia red de por sí, además de los hackeos.

Tu negocio no puede depender de que una red social se caiga. Punto pelota.

¿Qué alternativas tienes?

Pues en mi búsqueda de opciones, prácticamente todas las redes sociales tienen ese riesgo, así que lo mejor es diversificar y tener diferentes “escaparates” para tu negocio. El caso es que siempre existe un denominador común, algo que todos los usuarios de internet tienen. ¿Sabes qué es?

  • Para loguearte en cualquier red social, necesitas un email
  • Para tener un calendario de Google, email
  • Para apps de música, necesitas email
  • Netflix, login con email
  • Compras por Amazon, con tu email

 

¿Ves por dónde voy? 

TODO el mundo tiene email. Y eso significa que tú también los puedes alcanzar por esa vía.

Es más, hasta las campañas publicitarias en redes se pueden crear basadas en una lista de emails para que les aparezcan a esos usuarios tus anuncios (siento si te acabo de romper la magia de “qué casualidad, me salen justo las zapatillas que estaba buscando”)

Pero para poder hacer eso, los usuarios deben haberte dado su consentimiento para tener sus direcciones 🙂

 

Ahora te pregunto, ¿tienes una lista de emails de clientes? esto ya es un gran qué. Y mejor aún ¿tienes una lista de emails de tus seguidores más fieles?

Sí, hablo de email marketing

Y no, no tienes que enviarles emails todos los días. Ni siquiera una vez a la semana o al mes si no lo deseas o no tienes nada que compartir.

Hablo de tener una base de datos QUE TE PERTENECE a ti, no al señor de Instagram, ni de Twitter ni de TikTok. TU base de datos que podrás usar independientemente de la red social que esté de moda, independientemente de que te bloqueen la cuenta porque se les ha cruzado el cable como pasó ayer (y otras tantas veces).

 

Un sistema de email marketing no es sólo para enviar newsletters, es mucho más. De hecho por eso lleva la parte de “marketing” 🙂 Te dejo aquí otro artículo en el que explico para qué sirve el email marketing y cómo saber si lo necesitas o no.

 

Así que ya sabes, si quieres evitar sustos o que todo tu negocio penda de un hilo, piénsate en serio esto que te digo. Y si te interesa montar tu plataforma de email marketing con el sistema que mejor se adapte a ti (porque te recuerdo que no existen recetas mágicas que valgan para todos), y quieres saber precios, puedes agendar una sesión gratuita conmigo y lo vemos.

De hecho puedes hacerlo AQUÍ MISMO. Y sé que puede sonar a marketing, pero si no empiezas a captar a tus seguidores mientras la red funciona y tu perfil está activo, luego no hay vuelta atrás. Así que, «¿susto o trato?»

 

¡Gracias por leerme!